- 
Arabic
 - 
ar
Bengali
 - 
bn
German
 - 
de
English
 - 
en
French
 - 
fr
Hindi
 - 
hi
Indonesian
 - 
id
Portuguese
 - 
pt
Russian
 - 
ru
Spanish
 - 
es
Fiesta Caribe Radio

  banner

 
Centroamerica

El Salvador: Bukele apunta a poner impuesto a las remesas

Comparte!!!

Félix Ulloa, el vicepresidente de El Salvador, reconoció que el gobierno de Nayib Bukele explora la posibilidad de aplicar un impuesto a las remesas familiares, para financiar programas sociales del gobierno.

03/23/2024. La declaración de Ulloa tuvo lugar al inicio del seminario “Cómo ampliar la cobertura en seguridad social a colectivos de difícil inclusión”, en un contexto en que él explicaba los retos financieros que tiene el gobierno, para que la población tenga acceso a la seguridad social.

En ese sentido, Ulloa señaló que el mismo día había sostenido reuniones con la Corporación Andina de Fomento (CAF), que ha otorgado a El Salvador diferentes préstamos en el último año, y allí salió a relucir el tema de las remesas. En tal sentido, en el gobierno “veíamos la necesidad de una reorientación de las remesas que reciben nuestros países”, dijo. En otras palabras, aplicar un impuesto a las remesas para las arcas del gobierno.

Las excusas del gobierno
En este contexto hay que recordar que, por más de tres décadas, las remesas han sido el primer rubro de divisas que ha tenido la economía de El Salvador y que ha servido para que millones de familias no caigan en la miseria económica. Sin embargo, el gobierno salvadoreño quiere darle otra apariencia para justificar un impuesto.
“Se ha utilizado centenares y millones de dólares en consumo, y cómo reorientarlos a una actividad productiva sostenible, para que las familias que reciben estos ingresos de las personas que trabajan fuera del país pudieran invertirlos productivamente”, dijo Ulloa para justificar la propuesta.

Para “tomar una parte”
Ulloa se refirió además a la posibilidad de que haya “sino un impuesto a las remesas, sí una posibilidad de tomar una parte, un porcentaje de las remesas que llegan al sistema financiero para financiar programas de capacitación de jóvenes que están en situación de incertidumbre y prácticamente en abandono por parte del Estado y la sociedad”.

Puedes leer: Bukele sobre Haití: podemos arreglarlo – Dehablahispana

Regresiva e incoherente
Sin embargo, los expertos han calificado la idea como regresiva e incoherente, puesto que más de la mitad de las familias que reciben las remesas están en condición de pobreza y las usan para sobrevivir, por lo que un impuesto sería agravar su miseria.
Para la economista Tatiana Marroquín, en principio, la iniciativa parte de un diagnóstico incorrecto al pensar que el gasto que se hace con las remesas es un gasto improductivo. A su juicio, es evidente que no se ha comprendido la naturaleza de las remesas, según declaró al Diario de Hoy.

Remesas para sobrevivir
“Las encuestas nos dicen que para el 50% de la de los hogares que reciben remesa estas son el único o el principal ingreso que tienen, eso quiere decir que este ‘gasto’ del cual hablan es en realidad un gasto de sobrevivencia, y eso es productivo, es decir, no hay nada más productivo que estar vivo”, expone.
Para Marroquín, según EDH, existe una disparidad entre el discurso oficial y las declaraciones de Ulloa. Ulloa “está hablando de que no hay dinero para apostarle a la seguridad social y de ahí surge como una de las posibles fuentes… un gravamen a las remesas. Es una desconexión, porque de hecho El Salvador es uno de los países con la mayor carga tributaria de la región Latinoamericana”, apunta, por lo que la propuesta sería otra carga más a los salvadoreños.

“Una propuesta incoherente”
El economista Rafael Lemus señala que al plantear una propuesta como esta existe una incoherencia, pues gravar las remesas no es la mejor idea y resalta que el planteamiento de Ulloa va en contra del mismo discurso oficial.
“Nadie en el mundo grava las rentas que la persona recibe en el exterior y más aún si la persona reside allá. Por otro lado, la Ley de Impuestos sobre la Renta tiene excluidas las donaciones y se considera la remesa una donación de un familiar a otro”, dijo Lemus a EDH.

Para la sobrevivencia
De acuerdo a la Encuesta de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) y el Banco Central de Reserva de El Salvador (BCR) 2022, el 94% de las remesas en El Salvador son usadas para consumo de sobrevivencia.
“Una gran parte de los hogares que reciben remesas y viven en pobreza son hogares monoparentales, en el que las que las mujeres están a cargo”, por lo que un impuesto “impactaría a los hogares más vulnerables en términos económicos”, remarca Marroquín.

Impuesto a la solidaridad
Para Lemus, las remesas constituyen el sistema más importante creado por los mismos salvadoreños en términos de solidaridad y de apoyo entre grupos.
“Básicamente es de apoyo a familias de bajos ingresos y en situación de pobreza, pero creado por un nexo familiar, por un parentesco. Ni por cerca el Gobierno tiene un programa de esa magnitud en el que se generan más de 8,000 millones de dólares de ayuda entre familiares, y generados de manera independiente”, expone.

Redacción con IA supervisada por periodista de DHH sobre información de latribunahispana.com